Es difícil hablar de algo cuando te transporta a la infancia. Hasta ahora, nunca había estado en Alicante así que tampoco había estado en el barrio de Santa Cruz. Sin embargo, caminar por sus calles ha sido como caminar por los rincones de mi pasado. Las macetas de flores, las sillas a la fresca, las campanadas rompiendo el silencio, su gente en las calles al atardecer… Era tan grande la lluvia de recuerdos que no pude hacer fotografías decentes hasta que pasamos allí la primera noche. 


Casco antiguo de Alicante
Calle de macetas

Color y tranquilidad

Situado en el corazón del casco antiguo de Alicante, el Barrio de Santa Cruz se caracteriza por sus fachadas coloridas y sus patios adornados con plantas de todo tipo. Un conjunto de casas que ascienden hasta que empieza el camino hacia el Castillo de Santa Bárbara (llegando antes al Parque de la Ereta). 

Al llegar paramos a almorzar en uno  de sus bares. Allí la vida nocturna, cuando no hay COVID, es bastante activa. Sin embargo por las mañanas, siendo temprano, es un barrio muy tranquilo. Pudimos tomar unas tostadas con café disfrutando del silencio y el buen tiempo que hizo durante todo el fin de semana. Después, fuimos a ver el barrio.








Festividad de las Cruces de Mayo

Llegamos el treinta de abril así que a medida que fue avanzando el día los vecinos empezaron a salir a las calles para preparar las cruces de mayo, una festividad cristiana que se celebra en el barrio desde el día uno de mayo hasta el día cinco. Consiste en vestir las calles de cruces cristianas hechas con claveles que atraen a turistas y vecinos. A lo largo de estos cinco días, y en una situación normal, en el barrio se celebran actuaciones musicales, pasacalles, actividades para todos los vecinos… Es una pena que no hayamos podido disfrutar de estos eventos, pero al menos pudimos ver el arte efímero de estas cruces.  


Cruces de mayo
Cruces de mayo situadas en el barrio de Santa Cruz






La verdad es que cuando reservamos nuestro alojamiento no sabíamos nada de esta festividad y fue una sorpresa ver que íbamos a poder ver las calles del barrio de Santa Cruz todavía más bonitas. Además, con el buen tiempo, los bares estaban llenos de vida y por un momento sentías que todo era normal.

¿Qué os ha parecido? ¿Conocíais esta festividad? Pronto iremos añadiendo más contenido sobre Alicante ya que un fin de semana durmiendo en una cueva (literalmente), nos ha dado para mucho! 

Write A Comment

Translate »