De visita por Vall d’Incles, Canillo

Vall d'Incles

El año pasado aprovechamos el puente del 9 de octubre para visitar Andorra.y nuestra primera parada, nada más llegar, fue Vall d’Incles, en Ordino. Salimos de casa a las 05:30 de la mañana y nos esperaban 5 horas de trayecto (se nos hizo más largo de lo que pensamos porque paramos a almorzar en un bar de carretera en Cataluña).

Nota: recomendamos llevar provisiones para el trayecto de ida porque los bares de carretera suelen ser bastante caros. Unos sándwiches o bocadillos nunca vienen mal cuando se van a hacer más de dos horas de viaje.

Magia camino a Vall d'Incles

El trayecto fue mágico. Nos encanta viajar por tierra y ver la inmensidad de las montañas, los ríos, los pueblos que atraviesan las carreteras… Y nuestra sorpresa fue que nos topamos con una manta de niebla espesa que en algunos tramos nos impedía ver más allá de la carretera. Os dejamos un pequeño vídeo como recuerdo de ese MOMENTAZO.

Ese día teníamos tantas ganas de ver Vall d’Incles que ni siquiera paramos en el hotel al pasar la frontera y llegar a Andorra. Fuimos directamente en dirección al valle y esto fue lo primero que encontramos…

¿Qué puedes encontrar en Vall d'Incles?

Si Andorra se caracteriza por algo es por la inmensidad de sus montañas. Hicimos bien en no bajar del coche hasta llegar al valle porque lo primero que vimos no fue la ciudad sino su naturaleza. Creo que eso marcó nuestro viaje y nuestra forma de verlo todo. 

Aparcamos a unos metros de la zona de pasto y andamos por un camino de asfalto hasta encontrarnos con varios merenderos y esta vista:

Vall d’Incles tiene varias rutas pero nosotros simplemente nos dedicamos a subir por un sendero que bordeaba una montaña hasta llegar a unos postes que indicaban las rutas hacia diversos estanques. En lugar de lanzarnos y hacer rutas más largas decidimos parar a comer los bocadillos que habíamos preparado en casa. Vimos que justo al lado de un banco para sentarse había un pequeño camino que nos condujo al siguiente sitio:

Una gran roca plana junto a un río: eso fue nuestro restaurante de cinco estrellas el primer día que pisamos Andorra. Un escondite natural en el que lo único que se escuchaba era el murmullo del río y nuestras voces. No necesitábamos más.

Una vez terminamos de comer retrocedimos sobre nuestros pasos por el sendero que bordeaba la montaña y estuvimos viendo el lado opuesto de los pastizales que vimos al principio, fácil para volver al coche. Fue así como terminamos de ver el valle disfrutando de su naturaleza y de un sol que se escondía de vez en cuando tras las nubes. 

Una de las cosas que más disfrutamos de este valle fue que pudimos fotografiar hongos 🍄

Bajo nuestro punto de vista, Vall d’Incles es perfecto para visitar el primer día que llegas a Andorra si lo que estás buscando es naturaleza y relax. Tienes la opción de hacer rutas como la de los Estanys de Joclar, por ejemplo, o simplemente disfrutar de la belleza del valle paseando entre sus montañas y bosques. 

¿Volveríamos a Vall d’Incles? ¡Sin dudarlo!

Síguenos en YouTube

Nuestro Instagram - Síguenos

Compartir artículo

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres leer más?

Otros artículos

Translate »