L’Estret de les Aigües en Bellús, Xàtiva

Desde que hicimos la última y complicada ruta estamos esperando al viaje a Andorra para hacer más (si el tiempo nos lo permite, claro). Mientras, hemos estado visitando sitios donde sentarnos a disfrutar de la naturaleza y el silencio. Uno de estos sitios ha sido l’Estret de les Aigües de Bellús, en Valencia.  

Aunque tiene una ruta preciosa que es patrimonio natural arqueológico (porque fue covijo del neardental en la Prehistoria y cuenta con pinturas rupestres), decidimos relajarnos en la zona recreativa cercana al azud (de los siglos XVIII y XIX), donde vimos merenderos y hasta un estanque. 

¿Nos acompañas?

Fotografía en vista de zorro al estanque

Aparcamos justo antes de llegar a la zona y tuvimos que bajar una cuesta asfaltada desde la que se veía la frondosidad de los árboles que nos dieron sombra a lo largo del día. No tuvimos que pagar entrada y nada más llegar a la zona recreativa nos enamoramos del sitio. Desprende magia.

Estuvimos por la zona y nos llevamos una sorpresa al descubrir una cabaña hecha con ramas caídas de los árboles. No sabemos quién la hizo pero nos gustó tanto que entramos e hicimos algunas fotos desde el interior. Nos sentimos como dos niños por unos minutos.

Después nos acercamos al arroyo para tener algunos videos. Antes de esto habíamos escuchado a un grupo de niños gritar que allí había una langosta. Nuestra sorpresa fue encontrarnos con un cangrejo de río que, alrededor de una hora después, ese mismo grupo de niños sacó del estanque alardeando de que lo “habían cazado”. Nos mosqueó ver que los padres, en vez de decirles que estaba mal, les reían “la gracia”, pero en fin.

Aunqe lasimágenes que se ven en los videos no son lo mejor, merece la pena cerrar los ojos y escuchar cómo el agua corre libre por la tierra.

Después de esto decidimos ir a la Cueva Petxina, la más cercana del recorrido por l’Estret de les Aigües. Tan solo necesitamos subir una pendiente fácil y cuando llegamos a la cueva, que más bien era una especie de abrigo, descubrimos que justo al lado había gente escalando la montaña. Lo especial del sitio es saber que sirvió de cobijo a los neardentales tiempo atrás.

Cova Petxina

Después de esto ya era medio día y no habíamos almorzado así que paramos a comer los sándwiches que llevábamos. Nada como sentarse junto al río Albaida y disfrutar del susurro del agua y del silencio…

Río Albaida

Al terminar de comer volvimos a casa. Estábamos satisfechos con el contenido que habíamos conseguido para el blog y la tienda pero ante todo nos llevábamos la sensación de haber estado en un lugar único y lleno de magia.

¿Has estado alguna vez o has oído hablar de sus cuevas? Nosotros estamos deseando volver ♡

¡Abrazo viajero!

¿Ya has leído el artículo de nuestra última escapada? Visitamos también un paraje natural con encanto y lleno de magia… 

Molí l’Ombria, en Alicante: enlace aquí

Más entradas

Sobre Andorra y el anhelo

Hay viajes a los que cuesta volver. Escapadas que si recuerdas con los ojos cerrados y los del corazón abiertos, corres el riesgo de que

Folclore vivo

Que diferentes autores, a lo largo de la historia, hayan deformado la imagen que tenemos sobre la mitología en general, el folclore y sobre el

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©2020 Viajeramente blog - Andrea Dehm y Vicente Palacios
Translate »